viernes, 13 de mayo de 2011

COMO INJERTAR UN ARBOL FRUTAL.



EL INJERTO.
 
Injertar es unir una parte de una planta a otra. El resultado es un individuo autónomo formado por 2 plantas diferentes.
Es posible hacer injertos múltiples, es decir, injertar más de una yema o púa sobre un mismo patrón. Por ejemplo, para obtener un manzano con varias variedades de manzanas; un rosal con flores de distintos colores; Datura arbórea con flores blancas y rojas a la vez... El inconveniente es que la vida de las plantas con injertos múltiples se acorta bastante y puede llegar a durar sólo 2 ó 3 años; depende.





A: Injerto - B: Patrón








  • PATRON O PORTAINJERTO es la planta que recibe el injerto.
  • INJERTO O VARIEDAD es trozo de tallo o la yema que se fija al patrón para que se desarrolle y dé ramas, hojas, flores y frutos.



Por ejemplo: casi todos los árboles frutales se producen cultivando un patrón a partir de semilla y a él se le injerta una yema de la variedad deseada. Si te fijas un poco por encima del cuello podrás observar un pequeño abultamiento o curvatura; ese es el punto donde se injertó la yema. (Imagen de la derecha).
Por tanto, la mayoría de árboles frutales que vemos son en realidad 2 plantas: las raíces pertenecen a una especie o variedad y el tronco y las ramas pertenecen a otra.

Punto de injerto









Algunos frutales no hay necesidad de injertarlos, como el olivo o la higuera.

Los rosales que compramos vienen casi todos injertados.
Muchos árboles ornamentales se injertan también. Ejemplos:



  • Mimosa (Acacia dealbata) sobre otra especie de Acacia más resistente a la caliza.

  • Una variedad de Ciprés, Cupressus sempervirens 'Stricta', tiene un porte más estrecho y se injerta sobre el Ciprés común para mantener esta característica ornamental.

  • El injerto en Coníferas para mantener características especiales, por ejemplo, Cedrus deodara pendula (ramas caídas).




1. El injerto es un método de multiplicación que mantiene las características de una variedad de fruta o de planta ornamental. Lo he explicado más arriba. Es decir, que una variedad de fruta de calidad o un árbol con una floración ornamental, si queremos que la descendencia tenga estas características con exactitud, se multiplica por esquejes, acodo o injerto; no por semilla, donde la descendencia suele ser variable.


2. Permite aprovechar las buenas características que aportan los patrones.
El patrón o portainjerto pone las raíces y ofrece una mayor resistencia a suelos malos, calizos, encharchados, con hongos, plagas... depende del patrón que sea. Por ejemplo:
  • Los rosales se suelen injertar sobre un rosal silvestre que tiene raíces mucho más resistentes que las raíces que puede emitir una variedad de flor.

  • O las variedades de melocotoneros se injertan sobre patrones resistentes a los suelos calizos. Así casi todos los frutales.





3. A partir de injertos se pueden obtener plantas más bajitas. Ejemplo típico son los manzanos de porte bajo que han sido injertados sobre patrones enanizantes. Esta reducción del vigor da lugar a una planta que ocupa menos espacio (se pueden plantar más densidad por superficie) y facilita la recolección de frutas.



4. Ciertos patrones provocan un retraso o un adelanto en la floración o fructificación en árboles frutales. Esta característica puede ser interesante comercialmente.



Manzanos con patrón enanizante



El peral se multiplica por injerto









5. Algunas variedades de plantas no es posible multiplicarlas por semillas o son muy difíciles a partir de esquejes. En estos casos se recurre al injerto. Ejemplos: los perales o la variedad Gordal de olivo no hay quien las enraíce por estacas y se injertan.



6. Una aplicación ornamental son los injertos múltiples. Permiten tener en una misma planta flores de distintas variedades o varios tipos de frutas.









7. El injerto también sirve cuando una variedad de fruta ya no es interesante comercialmente. Se puede cambiar por otra injertándola en los árboles existentes sin necesidad de levantar la plantación. 

 
8. El injerto es una opción para rejuvenecer un árbol viejo.


9. El injerto de puente se emplea para reparar cortezas dañadas.







Cambio de variedad





Injerto de puente








 
Tipos de injertos



Básicamente hay dos tipos de injertos:




















Injertos de púa
Se injerta sobre el patrón una púa (porción de tallo que lleva varias yemas).


Injertos de yema
Se injerta sobre el patrón una yema.

















Injertos de púa 
1. Injerto inglés o de lengüeta
2. Injerto de tocón de rama
3. Injerto lateral subcortical
4. Injerto lateral (Coníferas)
5. Injerto de hendidura simple
6. Injerto de hendidura doble
7. Injerto de corteza o de corona
8. Injertos de aproximación
9. Injerto de puente







Injertos de yema 
1. Injerto de escudete o yema en T
2. Injerto de parche
3. Injerto de astilla o injerto de chip






















El injerto de yema en T o de escudete es el más utilizado en la producción de árboles frutales, por ejemplo para Cerezo, Naranjo, Limonero, Mandarino, Melocotonero, Nectarina, Manzano, Peral, Almendro, etc. se injertan yemas de variedades de éstos árboles sobre patrones obtenidos normalmente de semilla. En ornamentales es el método usado para injertar Rosales.







Fuentes consultadas: http//articulos.infojardin.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada